¿Necesitas una estrategia para brindar reconocimiento a tu equipo?

Los elogios, el agradecimiento, las oportunidades y el respeto como estrategias de comunicación son un camino eficaz y de muy bajo costo.

El reconocimiento de las personas, a través de la comunicación, es una estrategia gerencial fundamental para alcanzar el compromiso y mejorar la productividad. Cada vez más, las empresas se preocupan por lograr incentivos nuevos que puedan motivar y comprometer a sus empleados. Sin embargo, se encuentra muy difundida la creencia de que los premios sólo deben ser materiales para generar impacto, y esto es relativo. Obviamente, este tipo de reconocimiento es importante, pero no central. Existen muchas personas que si bien se sienten satisfechas con el sueldo que perciben, están disconformes con el rol que ocupan, con las tareas que realizan o con la indiferencia de sus superiores y no logran, por ende,  comprometerse con su lugar de trabajo e inclusive mantienen el deseo permanente de dejar la organización.

A partir de entrevistas realizadas en diversas empresas sobre la  problemática del reconocimiento de las personas, se observa que el resultado es casi el mismo. En su gran mayoría los empleados abandonan su organización por razones simbólicas, como por ejemplo  “falta de motivación” o por “crecimiento personal”.(60%) mientras que  el 40% restante se circunscribe meramente a “factores económicos”. En este sentido, los estudios además,  permitieron analizar los motivos por los que comúnmente el personal se compromete más con su empresa, busca mejorar y superarse. Una gran mayoría explicó que la principal razón es porque la organización les “brinda estabilidad”. Así, la sensación de estabilidad genera una motivación adicional al salario, que influye drásticamente en el desempeño diario. La pregunta entonces es: ¿cómo reforzar este sentimiento de estabilidad?

Y la respuesta se halla indisolublemente vinculada a la comunicación. Cuando generamos espacios de diálogo e intercambio planificados es más fácil conocer las necesidades y temores del personal. A su vez, la creación de estos espacios posibilita que cada colaborador se sienta partícipe y establezca objetivos comunes. Por tanto, cuando dejamos de “oir” para “escuchar” y aplicamos una comunicación empática, con mensajes claros y entendimiento mutuo, se genera un clima propicio para que cada integrante sepa qué es lo que se espera de él, cuáles son los objetivos que debe cumplir, y se establezca el sentimiento de reconocimiento y por ende de estabilidad.

El rol del líder

En la búsqueda de desarrollar y utilizar formas de reconocimiento significativas es de vital importancia la capacidad del líder para asignar premios simbólicos. Sin bien son muchas las acciones que se pueden realizar, el grado de impacto de cada una depende de las características particulares de la empresa y de su cultura. Por eso, es muy importante que se implemente un feedback constante con el personal para observar cuáles son los elementos clave para una motivación eficaz en esa organización.

Las acciones de comunicación, cuando forman parte de la rutina diaria de una política de reconocimiento, son mucho más eficientes que gastar dinero en cosas que los empleados realmente no desean. Esto es así, porque los premios simbólicos generan en su mayoría un gran impacto y producen satisfacciones distintas a las materiales.Finalmente, cuando se brinde un reconocimiento de cualquier característica es fundamental que el líder explique claramente al personal cuáles son las razones de esa distinción. Esta acción sirve para que el resto lo considere como referente e intente emular su comportamiento. Y, por otro lado, permite también que se expliciten las conductas que son valoradas en la empresa.

Los elogios, el agradecimiento, las oportunidades y el respeto como estrategias de comunicación para el reconocimiento son un camino eficaz y de muy bajo costo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *