CALIDAD: sistema de gestión eficiente + colaboradores comprometidos

La  sociedad actual requiere cada vez más, que sus organizaciones aspiren a obtener resultados satisfactorios en el servicio que brindan  y especialmente, que sus niveles de conducción tengan decisión y vocación de lograr este objetivo.

Para ello, es fundamental diseñar un sistema de gestión que incorpore en todos los niveles los principios, técnicas y herramientas de la calidad. Sólo de esta manera se podrá obtener los resultados deseados por todos los sectores involucrados.

La calidad no sólo debe ser evaluada por el  colaborador que brinda el servicio  sino que el cliente es el que la define y debe resultar plenamente satisfecho. La Calidad implica satisfacer todas las percepciones y expectativas que tiene el cliente con  respecto al servicio que recibe.

Por eso, los 3 principios básicos  son: la calidad  se diseña y  planifica; la construyen las personas y además es un proceso de mejora permanente

El servicio que brinda toda organización  es el resultado de acciones directas o indirectas, de cada uno de los individuos que la  integran. Que ese servicio sea de calidad, dependerá de que cada persona realice correctamente la tarea que corresponde, pensando siempre que hay una necesidad del cliente que satisfacer.

Por eso, es fundamental  desarrollar al máximo el potencial de cada integrante dotándolo de los medios y conocimientos necesarios y a la vez  motivar  la capacidad de decidir, ejercer autoridad y responsabilidad.

Además, se necesita contar con  indicadores que permitan medir los resultados y satisfacer constantemente las necesidades cambiantes de la sociedad.

Para que la Calidad se instaure y fortalezca requiere de objetivos estratégicos que logren un nivel de conducción con un verdadero liderazgo y compromiso de mejorar los resultados a través del perfeccionamiento constante. Mantener una búsqueda permanente de resultados visiblemente positivos que satisfaga plenamente a todos los actores de la organización..Diseñar un sistema de gestión que esté orientado al  cliente. Este sistema  debe ser planificado para él.

Contar con un sistema de información que asegure que por  este circuito  fluyan todos los mensajes necesarios, en los tiempos acordados. Lograr que todos los integrantes de la organización estén motivados, comprometidos y capacitados.

Si tenemos niveles  comprometidos, conduciendo un sistema de gestión de calidad   podremos obtener resultados no sólo de satisfacción del cliente del servicio, sino también de motivación del personal de la organización  y con un alto impacto en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *