La comunicación líder y colaborador: ¿ Empatía o conflicto?

Diversas investigaciones realizadas acerca de este vínculo, a veces tan empático y otras  tan conflictivo, presentan múltiples modalidades para tener en cuenta.

Los líderes emplean un tercio a dos tercios de su tiempo comunicándose con los colaboradores, sobre todo tratando temas de trabajo en relaciones cara a cara. Sin embargo, Superiores y colaboradores tienen una percepción diferente del tiempo empleado y en quién inicia los contactos.

Los colaboradores  evitan comunicar las informaciones negativas y desfavorables, aunque las personas más efectivas afrontan el riesgo de hacerlo.

La satisfacción del colaborador con su líder es producto no sólo de una relación abierta y confiada entre las dos partes, sino también de la habilidad del líder para satisfacer sus necesidades.

Existe una  distancia de “información” o “falta de acuerdo“   entre el colaborador y su líder, sobre temas específicos que pueden afectar a la estabilidad de la relación.

Esta distancia tiene que ver con  el punto de vista de la otra persona. La congruencia en la comunicación está asociada positivamente, en alguna medida con el índice general de satisfacción del colaborador.

Asimismo, los líderes más efectivos tienden a tener en cuenta la comunicación, escuchan y están atentos a los detalles, “preguntan”  y  “persuaden” más  de lo que “dicen” o “demandan”. Son sensibles a las necesidades defensivas y sentimientos de los colaboradores y procuran ser abiertos en su información.

De todas maneras no es fácil afirmar la existencia de un “estilo comunicativo” ideal o efectivo por las situaciones tan diferentes de las personas.

Los colaboradores con un sentimiento de “trato preferencial”, tienden a cumplir más allá de su obligación.

La satisfacción de los colaboradores con su líder crece en la medida en que el estilo de comunicación de la dirección está más centrado en los equipos y menos en sí mismo.

El feedback es una de las categorías que tiene que ver con la satisfacción con el colaborador. Abre la posibilidad de la comunicación de retorno con el otro. Los líderes  tienden a sobrevalorar el aspecto positivo de los feedback negativos y atribuyen las pobres realizaciones de los colaboradores más a factores internos que externos..

Los directivos generalmente controlan o fuerzan la estrategia en los conflictos con los colaboradores. Hay dificultades crecientes de los líderes, con una actitud altiva para manejar los conflictos.

Es por ello que los colaboradores, en el nivel más bajo de la jerarquía, perciben como menos abierta la comunicación superior – inferior.

Para  crear un ambiente laboral con mejores condiciones al tiempo que se aumenta el compromiso, la motivación y la productividad de la organización, los colaboradores deben recibir un  salario emocional ya que es un  elemento  innovador e influyente para atraer, retener y potenciar el mejor talento humano disponible, lo cual finalmente se verá reflejado en el aumento de la competitividad y capacidad de afrontar nuevos retos de la organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *