El feedback es como la gimnasia…

Comúnmente, el nivel directivo de las empresas, se niega a dar feedback a sus colaboradores. No comprenden que al no otorgar esta retroalimentación a su equipo de trabajo, podrían empeorar su desempeño.

Es de suma importancia dar tanto un feedback positivo como negativo, es decir, reconocer y felicitar el trabajo bien hecho, así como corregir un comportamiento o actividad no deseada, lo cual ayudará a facilitar la comunicación entre los colaboradores y la organización.

Los gerentes que se encuentran en las posiciones más altas de la organización como en los más bajos en el organigrama tienden a no realizarlo de forma sistemática. Si dar feedback constructivo es una herramienta positiva que puede mejorar el desempeño, ¿por qué los gerentes no lo hacen?

Existen varios motivos, pero el más común es el miedo a provocar un conflicto. La persona que da el feedback en general teme que el receptor del feedback se sienta herido. Como consecuencia de esto, dicho receptor podría reaccionar emocionalmente o creer que el feedback es injusto. Esto podría poner en peligro la relación y empeorar el desempeño. 

Otra razón por la cual los gerentes no dan feedback es que no perciben ningún beneficio en hacerlo ya que creen que las personas no van a cambiar. Alguien que piense de esta manera no va a molestarse en hacerse tiempo para algo que puede ser incómodo ya que no va a tener un beneficio. Luego terminan poniendo excusas diciendo que tienen mucho trabajo, pero en el fondo no lo hacen porque no creen que valga la pena hacerlo.

La retroalimentación es un componente importante del proceso de aprendizaje. Un empleado puede necesitar mejorar en una o varias habilidades pero puede no ser consciente de qué es exactamente lo que necesita hacer para mejorar. En estos casos, un comentario de su lider puede servir como guía para saber en qué dirección avanzar.

El feedback constructivo o positivo, si se realiza adecuadamente, mejora el desempeño de los empleados. Las nuevas habilidades que dichos colaboradores adquieran, o las correcciones que hagan en su comportamiento, si están alineadas con los objetivos de la empresa, van a hacer que la persona mejore sus resultados.

Además, la retroalimentación contribuye a mejorar las relaciones entre el gerente y su equipo. Esto ocurre porque los empleados sienten que se preocupan por ellos y por su aprendizaje y desarrollo. Sienten que se los valoran y que se interesan por su mejora y crecimiento continuo.

¿Cuáles son los beneficios del feedback?

En primera instancia mejora el desempeño y productividad del equipo de trabajo. Construye una buena comunicación entre el gerente y su equipo ya que se sienten valorados.

Al mejorar la motivación y dar energía a los colaboradores porque se sienten reconocidos por sus logros, fortalece el bienestar de los equipos, mejora el clima organizacional detectando los puntos de inconformidad y dando soluciones.

Lo que sí recordemos que el feedback es como la gimnasia, todos sabemos que es buena pero no la practicamos de forma sistemática. Utilice esta herramienta blanda y disfrutará de un equipo motivado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *