AUDITORÍA INTERNA: El nuevo rol frente a un escenario de aislamiento

Los efectos colaterales que provocan este tiempo de aislamiento e incertidumbre, deben ser abordados desde una gestión de crisis que procure superar la situación hasta lograr una adecuada recuperación y determinar hasta donde llega nuestra resiliencia. No a todos nos afecta de la misma manera las situaciones de tormenta, No todos tenemos el mismo umbral para soportarlo.

La pandemia, afectó a las organizaciones de distinta manera, impidiendo incluso operar. Por esto, esta situación que estamos viviendo exige una adaptación a este nuevo modo de actuar. Cambian los hábitos; las miradas sobre diversas situaciones; la forma de responder a algunas acciones que nos llevan a un verdadero desafío de supervivencia.

En este nuevo escenario, el objetivo de la  Auditoria interna que es mejorar y proteger el valor de las organizaciones. se mantiene plenamente pero la forma de concretarla, requiere de agilidad y adaptabilidad. Puede desempeñar un papel vital, auditando la continuidad del negocio de la organización y la gestión de crisis.

Desafortunadamente como pasa con muchos riesgos en nuestra cultura, es un tema que se percibe de remota ocurrencia y no nos preparamos adecuadamente para minimizar los impactos antes de que el riesgo suceda.

La Auditoria Interna debe entonces, proporcionar servicios inmediatos para las actividades de mitigación y más tarde para las iniciativas de retorno a las operaciones habituales tomando así, un rol activo en la continuidad del negocio  y convertirse en un asesor de control en tiempo real

También debe garantizar, que los cambios planificados en las prácticas de negocio, durante esta etapa remota realmente funcionen, por ejemplo, si el sistema de TIC y la capacidad de banda ancha pueden hacer frente, de manera realista, al aumento sustancial de empleados en home office.

Una auditoría remota es lo mismo que una auditoría en sitio, pero el auditor colabora con el empleado por medio de la tecnología. Puede cubrir la revisión de documentos y registros,  entrevistas con trabajadores y presentación de hallazgos mediante el uso de una gama de plataformas tecnológicas que incluyen desde transmisión de web en vivo (ej.zoom) hasta transmisión combinada con tecnología móvil (por ej. WhatsApp, Skype o Facetime)

En tiempos de crisis, a menudo se necesita flexibilizar o eludir controles. La dirección puede estar tan centrada en los esfuerzos de recuperación, que tal vez no pueda mantener los controles funcionando de modo eficaz durante una crisis. La auditoría interna puede aliviar esta carga, colaborando.

En síntesis, la auditoria deberá sacarse el sombrero tradicional de auditor interno para asumir otros roles y tareas, que acompañen este momento impensado dentro de la organización ,ȅ� 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *